lunes, 23 de septiembre de 2013

POR QUE AMIO, SE SUMA A ESTA LUCHA

TOMA LA PALABRA: La trata de seres humanos con fines de explotación es una cruel realidad que suscita la preocupación de las personas que trabajamos en la defensa de los derechos humanos, de los organismos internacionales y, más recientemente, de los gobiernos. Este fenómeno invisible y oculto hace que las víctimas de trata, mayoritariamente mujeres y niñas, se encuentren en situación de esclavitud y de grave vulnerabilidad.
España es uno de los principales países de tránsito y/o destino para las víctimas de trata aunque, debido a la complejidad del fenómeno, es muy difícil conocer con exactitud la magnitud de esta grave violación de derechos humanos. El hecho de que no existan cifras fiables sobre el número de víctimas hace que sea muy difícil dimensionar de una manera real el problema. La clandestinidad e invisibilidad que rodean a la trata también dificultan la garantía de una protección real y efectiva a las víctimas.
es significativa la demora con la que las autoridades españolas han incorporado a nuestro ordenamiento jurídico algunas de estas previsiones. Así, el Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, especialmente mujeres y niños, conocido como Protocolo de Palermo, principal instrumento internacional en la lucha contra la trata que data del año 2000, entró en vigor en España en 2003 y las medidas contenidas en el mismo no produjeron ninguna modificación legislativa. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea condenó a España en 2009 por incumplir sus obligaciones respecto de la trasposición e incorporación al derecho interno de la Directiva 2004/81/CE del Consejo, relativa a la expedición de un permiso de residencia a víctimas de la trata que cooperen con las autoridades competentes. El Convenio del Consejo de Europa sobre la lucha contra la trata de seres humanos, hecho en Varsovia en mayo de 2005, entró en vigor en España en agosto de 2009.

REVISTAZO. LA EXCLAVITUD DEL SIGLO XXI
Se desconoce el número exacto de víctimas de trata en el mundo, pero sí de dispone de algunos datos que nos dan una idea de la magnitud del problema. Según las últimas estimaciones publicadas por la Organización Mundial del Trabajo, en el mundo hay alrededor de 21 millones de personas sometidas a trabajo forzoso (el 90% de ellas explotadas por particulares).
Realidades para unas cifras que están muy lejos de representar la importancia del problema ya que, como se reconoce desde UNODC tomando únicamente los casos de explotación sexual, sólo se detecta 1 de cada 20 potenciales víctimas de trata con este fin.
No hay que caer en el tópico de que la esclavitud del siglo XXI es únicamente femenina, también hay hombres víctima, en este caso más adultos que niños y en mayor medida con fines de explotación 

El 6 de abril finalizó el plazo para que los Estados Miembros de la Unión Europea, traspusieran la Directiva2011/36 relativa a la prevención y lucha contra la trata de seres humanos y a la protección a las víctimas.
España no ha cumplido con esta obligación y es más, sigue sin reconocer la realidad y adoptar las medidas necesarias para prevenir y luchar contra el comercio de seres humanos destinados a la explotación. Es particularmente condenable la renuencia del Gobierno español a reconocer y abordar la trata de seres humanos con fines de explotación laboral.
Recientemente se han hecho públicos datos sobre nuestro país en el Informe de Eurostat “Trata de seres humanos” edición 2013 y el Informe sobre trata de seres humanos 2012 de la Oficina sobre Drogas y Crimen de las Naciones Unidas. Estos datos, confirman una realidad conocida pero obviada. Que España es uno de los lugares de la Unión Europea más afectados y donde más lucro se obtiene, por este comercio de seres humanos, pero no se están adoptando las medidas necesarias para prevenirlo y afrontarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada